Cortesía

Dale orden a tu cava

Por Angel Rivas - mayo 22, 2020

Seguramente ya has organizado tu closet, tirado objetos que ya no usas y separado ropa que no te pones, pero a tu cava de bebidas ¿ya le has dedicado un tiempo?

No, no se trata de que tires o te deshagas de lo que no te tomes, completamente lo contrario. Una cava en casa, por muy grande o pequeña que sea, requiere ponerle orden.

Al igual que un closet, saca todas tus botellas y dales un orden. Separa vinos, de destilados y de cualquier otra bebida. Toma en cuenta que los fermentados (vinos, cervezas y sake) tienen una caducidad, más larga o más corta, pero la hay.

Busca las cervezas y sake que tengan más de un año porque serán las primeras bebidas a consumir. Ponlas lo más a mano posible. No quiere decir que estén malas, pero con abrirlas y probarlas lo sabrás.

En el caso de los vinos, separa los blancos y rosados, de los espumosos, de los tintos y de otros (fortificados o de postre). Más o menos en ese orden será su importancia en cuanto a consumo.

Los blancos y rosados por lo general no debes guardarlos más de 5 años a partir de su añada, aunque hay muchas excepciones de acuerdo a región y calidad. Los espumosos pueden mantenerse unos años más, pero no demasiado, son los únicos que deben guardarse de forma vertical.

Los tintos también deben organizarse por región y por añada. En realidad la variedad de uva no es relevante al ordenar. Para que no se te olvide qué tienes guardado consigue etiquetas de cuello de botella (que puedas borrar para reutilizar), y coloca el nombre del vino y cosecha. Un tinto promedio puede mantenerse bien por 10 años, pero debes saber si tiene barrica o no, aparte de su origen, porque en el caso de estos tienen mayor caducidad.

Los de postre y los fortificados (oporto y jerez) pueden guardarse un poco más por el azúcar que contienen, pero no son inmortales.

Deja un espacio aparte para destilados y recuerda que algunos serán patra mezclar o tomarse derecho. Organiza por tipo de bebida: gin, tequila, brandy, ron, whisky, mezcal, vodka y otros. Prácticamente no caducan, pero con el tiempo se van evaporando, así que no los guardes perpetuamente. Éstos se almacenan de forma vertical e igualmente lejos de la luz y calor.

Finalmente los licores deben ir juntos y tener en cuenta que no se echan a perder, a menos que tengan una base leche porque tienen una vida realmente corta (se refrigeran si se abren). Los demás deben irse consumiendo ya que pueden cristalizarse o contaminarse con olores exteriores.

Siempre pon todo a la vista y pon más a la mano lo que bebes con más regularidad. La idea es que vayas consumiendo tus bebidas de acuerdo a su duración y que tengas todo a la vista para que sepas con qué cuentas.


Síguenos
Servicios

Catas, asesorías, capacitación, cursos y apoyo periodístico. Dos décadas de experiencia en el mundo gastronómico.

Más Información